Reflexiones

Ya terminando un semestre más dentro de otra nueva aventura, mi trabajo final de mi clase de Psicología y luego de analizar las etapas del duelo y también habla acerca del cuidado del enfermo en fase terminal o de una muerte repentina me quedó con esta conclusión


La muerte, por dolorosa y complicada que sea, puede ser una oportunidad excepcional para nuestro crecimiento y realización personal, siempre que podamos enfrentarlos e integrar la pérdida correspondiente. La persona sana es aquella que no trata de escapar del dolor, pero sabiendo que sucederá, trata de saber cómo manejarlo. Durante el proceso, aprende a recordar e integrar lo mejor de la relación con la persona fallecida, y puede invertir la energía en nuevos afectos, y nuevas relaciones, el ser querido está viviendo para siempre en algún lugar del corazón donde domina

más la alegría. Vale la pena porque todo ha terminado. No podemos amar sin lastimar. La pena es un indicador de amor. Si hemos amado intensamente, no puedes morir sin dejar a alguien con dolor. Para sufrir la pérdida ha tenido que disfrutar del contacto, es la dialéctica de la vida. El dolor, como el amor, tiene sus tiempos, sus ritmos, sus períodos.

5 views0 comments

Recent Posts

See All

Cada uno de nosotros habla desde su propio punto de vista o perspectiva, el hecho de que lo vemos diferente no significa que estemos equivocado. Al contrario esto te presenta otra manera de ver las co

Cada vez que te gane la desesperanza sólo piensa en Helen Keller, quien, a pesar de que era sorda y ciega inspiró a sus contemporáneos que tenían todos sus sentidos completos, a través de sus libros