El Cambio

La fórmula del cambio


1. La persona a cambiar: Yo, soy el ejemplo a seguir como líder, como padre, como maestro, como amigo, como pareja.

2. Mi misión: Ser mejor cada día, es el llamado universal de todos los seres humanos.

3. El compromiso: Del vértice a la base, el líder al frente del cambio, es la mayor responsabilidad.

4. El principal obstáculo: El líder con el síndrome de producto terminado, el que deja de aprender deja de crecer.

5. El primer paso: Vaciar la taza, desprendiéndonos de nuestros viejos temores y prejuicios y desechando los conocimientos obsoletos.

6. El sistema: Vivir con humildad, aprendiendo de todos y de todo, pues siempre habrá una mejor forma de hacer las cosas.

7. El reto: Adquirir la consistencia del agua, conservando nuestra esencia, pero adaptándonos a cualquier medio.

8. La dinámica: Escribir en la nieve hoy, mañana y siempre; un intento aislado se borra al instante, una gota diaria perfora la más dura roca.

9. La oportunidad: Aprender de nuestros errores pues la fortuna siempre favorece a la mente preparada.

10. La fuente: Recrearnos a nosotros mismos y hacer de lo viejo algo nuevo, renovándonos permanentemente, volviendo a nacer todos los días.

11. La búsqueda: Aplicar la Tecnología de lo Obvio, observar al mejor, imitarlo, igualarlo y superarlo. 12. El ritmo: Ser 1% mejor cada día, aprendiendo a triunfar, pues el éxito se alimenta del éxito.

13. El tiempo para cambiar: ¡Hoy, aquí y ahora! La filosofía del cambio, es siempre intentarlo sólo una vez más y su propósito: cambiar siempre un bien por un bien mayor.


Adquiramos la magia de cambiar, teniendo un sueño, creyendo en él y luchando por él, hasta convertirlo en realidad y descubramos la misión del cambio: Sembrar la Excelencia en nuestra Nación, forjando una nueva Generación... El riesgo de cambiar: ser un triunfador.


Miguel Ángel Cornejo

9 views0 comments

Recent Posts

See All

Cada uno de nosotros habla desde su propio punto de vista o perspectiva, el hecho de que lo vemos diferente no significa que estemos equivocado. Al contrario esto te presenta otra manera de ver las co

Cada vez que te gane la desesperanza sólo piensa en Helen Keller, quien, a pesar de que era sorda y ciega inspiró a sus contemporáneos que tenían todos sus sentidos completos, a través de sus libros